5 comments

  1. Isa Pi   •  

    ¡Yo creo que es por su instinto innato a la comodidad y vaguería sin límites!

    • jquintana   •  

      Y bendito instinto :)

  2. Evaristo   •  

    Da gracias que no te mean en el pelo, sería interesante ver que haces cuando apunten el chorro hacia tu pelo, abrirás la boca?

  3. Bea   •  

    Ni 10m ni nada: algunas personas vivimos en el centro y tenemos niños pequeños que cuando están en fase de aprender a caminar erguidos vamos a tener que llevarles los domingos por la calle amarrados con correa para evitar que vayan palpando con la mano las meadas inmundas que decoran cada pared/contenedor/farola/bolardo/buzón/semáforo/poste/etc…de la ciudad. Creíamos que habíamos dejado atrás la Edad Media y resulta que nos persigue. Si me dejaban desbancaba a Drácula como “el Empalador”. Cómo me encantaba dejar a mi hija molarse meando los felpudos de sus casas. Y luego son los que más reclaman que la sociedad piense en ellos… Lo de pensar ellos en la sociedad ya es otro cantar.

  4. Jose B   •  

    Valencia en fallas no entiende de géneros, tod@s van meando por las calles.. Sin asco alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.