Capullo de garrafón

garrafón

Una historia de E.M.Z.

Te hace sentir la reina de Saba, la diosa del Olimpo, capaz de cualquier cosa, segura, brillante, infinita, eterna… Mientras dure la noche que pasas con él, bailando, riendo y disfrutando. Exactamente igual que el alcohol de garrafón. El problema es que nos emborrachamos de amor sin tener en cuenta el día siguiente, y con ello, la resaca emocional. No recordamos ni por qué hemos hecho lo que hemos hecho, siendo conscientes de que era malo para nosotras, sabiendo que al despertar habría dolor (de cabeza y de corazón). Nos repetimos mentalmente: “La última vez, nunca más”. Hasta que nos vuelven a ofrecer una copa de ese capullo de garrafón…

Y pensamos: “Yo controlo, un par y a casa”. Cuando sabemos que eso jamás pasa. El capullo de garrafón te acabará liando, y tú lo beberás sin acordarte de lo mal que te sentó la última vez, o lo que es peor, creyendo que podrá sentarte bien en esta ocasión. Tu cuerpo no lo tolera, pero la tentación es más fuerte. Imagino que con el tiempo aprenderemos a beber, o al menos, a elegir mejores marcas, hombres de más calidad.

garrafoff

Participa contándonos quién ha sido y por qué el más capullo de tu vida. Seguro que podrías escribir un libro, pero intenta resumirlo en 200 palabras, añade una descripción física y envíalo a capullos@modernadepueblo.com. Si tu historia es elegida se publicará en la sección “El capullo de la semana” de la revista Cuore y, una semana después, la publicaremos en nuestra web. Puedes firmar de forma anónima, con tu nombre real, con tu Twitter o Instagram… ¡Nos encargaremos de ilustrar a tu capullo para que quede más retratado que nunca! ¡Y sí, también se admiten historias de capullas!

5 comments

  1. Laura   •  

    Ay, madre, qué potito te ha quedado! Me recuerda a mi época de garrafones y ron Negrita adulterado. ¡Puaj!

  2. yurifoi   •  

    Normalmente los capullos de la semana tiene una historia que da sentido a su nombre. Sin embargo, esta vez se ha recurrido a la metáfora del garrafón para describir al personaje sin contar nada de lo que ha ocurrido. Al final no sabemos ni qué ha hecho ni qué relación tuvo con la autora ni por qué es un capullo. A mí me gusta más el formato de siempre. Al final uno acaba queriendo saber la experiencia de los demás, por lo que esta entrada acabó sabiendo a poco. :/

  3. Alicia viciadaatusposts   •  

    Pues a mi me ha parecido de lo más ocurrente, en la línea de moderna de pueblo.

  4. Natalia   •  

    Pues a mi me ha recordado alguna que otra experiencia…
    muy buena metáfora

  5. M   •  

    A pesar de leer lo que justo me está sucediendo a mi. Esta semana quedaré con “mi capullo de garrafón”. Y también me suelo decir esta es la última vez, esta vez no me afectará, disfrutaremos y si te he visto no me acuerdo. A veces pienso que soy masoca!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.