El Santo Capullo

capullo1

Una historia de Anónima

Érase una vez un capullo con mucha labia, de esos que te engatusan desde el primer momento. Hablan bonito, escriben poesía, tocan la guitarra… ¡¡y no son gays!! Toda una locura. Me tenía hipnotizada. Pero nunca es todo perfecto, siempre hay algo que falla… ¿no?

El susodicho, tras prometerme durante largos meses amor eterno, se larga de fin de semana. Pero no el típico “finde loco con los amiguillos”; se va a orar (sí hijas mías sí, cristianito hasta la médula).

A su vuelta me cuenta que ha hablado seriamente con Su Señor y… ¡Oh! Le ha dicho que no soy la indicada. Pa llorar.

MENUDO CAPULLO. No por dejarme de la forma más inimaginable posible, que también, sino porque en aquel maravilloso finde, en vez de hablar con “Su Señor” conoció a una nueva SEÑORA. Dos años después, sin tener el más mínimo contacto, me agrega de nuevo a Facebook (me borró al dejarme) para decirme que quiere que volvamos a ser “los AMIGOS que un día fuimos”.

 

Participa contándonos quién ha sido y por qué el “capullo de tu vida”. Seguro que podrías escribir un libro, pero intenta resumirlo en 200 palabras, añade una descripción física y envíalo a capullos@modernadepueblo.com. Si tu historia es elegida se publicará en la sección “El capullo de la semana” de la revista Cuore y, una semana después, la publicaremos en nuestra web. Puedes firmar de forma anónima, con tu nombre real, con tu Twitter o Instagram… ¡Nos encargaremos de ilustrar a tu capullo para que quede más retratado que nunca! ¡Y sí, también se admiten historias de capullas!

24 comments

  1. korine   •  

    Me encanta me encanta!!!!

  2. Marta   •  

    Se parece a mi ex totalmente xD

  3. Claudia   •  

    sin palabras… buenísimo jajaja

  4. Marta   •  

    Jajaja, me parto, me tengo que animar yo a escribir sobre mis capullos.

  5. Maria   •  

    Superior! A dios gracias…y nunca mejor dicho

  6. Marina   •  

    jajaja menudo capullo!!! Pero… ¿y las risas que nos estamos echando ahora todas? 😉

  7. ana   •  

    Al menos te dejó por la otra en vez de seguir contigo a la vez que con la otra. Agradecelo, no tenia por qué hacerlo.
    Que alguien te deje no quiere decir que sea un capullo, si te dejó es quizas porque tu tampoco eras la tia mas guay del mundo, digo yo.

    • laia   •  

      claro, mentir está de puta madre. a alguien que le prometes amor eterno, es a alguien que respetas suficiente como para no irte con otra persona y encima ocultarlo. y por supuesto el tiempo de engatusar a alguien, enamorarlo y luego largarlo. es como si voy y me pego una patada en los huevos a alguien y encima le digo: “da gracias, podría haber sido una psicópata y habértelos cortado”. si tienes amor propio no tienes porqué aguantar estas gilipolleces solo porque el tío no haya sido aun mas capullo. hay que tener respeto y dignidad por uno mismo, tanto hombres como mujeres. cuanta sumisión hay por el mundo.

      • Cristina   •  

        ¡¡¡¡BRAVO, BRAVOOOOO!!!! Totalmente de acuerdo

    • laia   •  

      y añado que lo de “quizá no seas la tía mas guay del mundo” es una suposición igual que suponer que ese tío tenía gallinas. es para hacer daño y punto, yo flipo con la maldad de la gente

  8. Virgy   •  

    Pues ya se lo podía haber currado un pelín más, gandules hasta para eso.Muy buena historia. Yo le respondería: que sea amigo tuyo Dios!

  9. Rocio   •  

    Yo creo que deberías creer tu en Dios porque vaya favor que te hizo quitandotelo de enmedio, Jjjja

  10. mafaldia   •  

    jajajajaja … bueno… algunas se toman muy mal que las dejen plantadas, igual simplemente había un problema grave de alitosis, pero queda mejor contarlo así.

  11. Treono   •  

    Puedo escribir yo sobre mis “santas capullas”?

  12. Gemy   •  

    Increible, hay mucho capuyo suelto xD veo que existe un prototipo estandar

  13. Voro   •  

    Tal cual hizo una ex mia, parece que también hay capullas de este tipo!

  14. Isa Pi   •  

    Por favor, santos capullos, aléjense de nuestras vidas!!!!

  15. Gala   •  

    Jajajajjaja genial de verdad. El santo capullo orador y divino. Vaya vaya con el santo capullo.No me quiero ni imaginar la cara de la muchacha años después. A mí me entrarían ganas de mandarlr con su Señor

  16. maria laura   •  

    Estoy pensando a cual de todos los capullos que pasaron por mi vida le voy a dar la exclusiva de aparecer en éstas historias, jejej. Es que algunos son tan surrealistas…

  17. Piticli   •  

    ¿De verdad se puede escribir sobre capullas? Tengo una verdadera historia de capullez extrema femenina.

  18. A. Driver   •  

    Joder, a mí me pasó lo mismo! Cambia retiro espiritual por festival conocido… Ah! y el muy cerdo no tuvo huevos de decírmelo a la cara, fue por whatsapp!

  19. Irene   •  

    Está historia se parece una barbaridad a una que viví el verano pasado. El de la mía también iba para santo, salía del mar prácticamente levitando cuando lo conocí en la playa y, cada vez que hablaba, entraban ganas de añadir “amén” al final de sus frases. Pero sus palabras iban por un derrotero y sus actos por otro muy distinto. Debió de llevarle esta vida disoluta,en un momento dado, al dilema de tener que elegir entre seguir viviendo en pecado o regresar al redil del santo padre porque un buen día, transcurridos varios meses, me llamó para comentarme que el arzobispo de Orihuela le había télefoneado directamente a él para informarle sobre los próximos viajes a Tierra Santa y que, tras una larga conversación sobre su actual pecaminosa existencia, lo conminaba a dedicarse de nuevo, en cuerpo y alma, al cristianismo más puro y casto. Pensaba que iba, por lo menos, a ordenase cura hasta que, algunos meses después, me enteré de que lo habían enviado en misión especial a Ibiza (imagino que para creconvertir a los que en verano por allí pululan cual Sodoma y Gomorra) y que, ya que estaba, además hacía horas extra en la cama de su compañera de proyecto… Si ya tenía poca fe, ahora, lo que se dice tener, no tengo ninguna.

  20. Hombre   •  

    Lo siento, pero me parece muy mal ese tipo de generalizaciones y comentarios, más propias de una chica resentida que de una mujer…

    dejar de insultar de esa manera y hablar tan mal de las relaciones anteriores. Una relación es cosa de dos, y a veces resulta muy fácil echar la culpa a la ex-pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.