El Capullo Hambriento

El Capullo Hambriento

Una historia de Niña del Sur

Hacía años que nos conocíamos. Era moreno, alto, guapo, con barba, mucha labia y muy poca vergüenza. Sabía cómo gustar a las tías y no perdía el tiempo. Llevábamos meses enrollándonos, cuando una noche salimos de fiesta con unos amigos. Empezamos a liarnos en la discoteca y, a medida que pasaban las horas y el alcohol se apoderaba de nosotros, el tema se fue calentando. Cuando la decisión de terminar la noche juntos estaba ya tomada, fui un momento al servicio de la discoteca, antes de emprender el largo camino hacia su casa. Cuál fue mi sorpresa cuando salí del servicio y no estaba allí.

Lo busqué por la discoteca, pero nada. Así que le pregunté a mis amigos si sabían dónde se había metido. Y la sorpresa aún más grande vino cuando mis amigos me dijeron que se había ido a comerse una hamburguesa. ¡Había cambiado un polvo conmigo por comerse una triste hamburguesa!

Al día siguiente no supo ni qué excusa darme. Eso me dejó con la autoestima por los suelos y, por supuesto, fue lo último que se comió conmigo, literalmente.

bomba de humo

Participa contándonos quién ha sido y por qué el más capullo de tu vida. Seguro que podrías escribir un libro, pero intenta resumirlo en 200 palabras, añade una descripción física y envíalo a capullos@modernadepueblo.com. Si tu historia es elegida se publicará en la sección “El capullo de la semana” de la revista Cuore y, una semana después, la publicaremos en nuestra web. Puedes firmar de forma anónima, con tu nombre real, con tu Twitter o Instagram… ¡Nos encargaremos de ilustrar a tu capullo para que quede más retratado que nunca! ¡Y sí, también se admiten historias de capullas!

6 comments

  1. OsoAmargado   •  

    Pffff… No es para tanto, exagerada. Si el muchacho tenía hambre y te habías ido al baño (con su ratito interminable de esperar cola seguramente), pues ¿qué iba a hacer, no?

  2. skat   •  

    Creo que la capulla eres tu….

  3. Sira   •  

    Llevábamos saliendo cuatro meses, todo de PM!!! Muuu cariñoso el tío, muchos besos, muchos polvos, mucho amor, demasiado… De verdad… Mucho mucho mucho amor. Un Feeling!!! (Hace dos años y todavía me acuerdo). Uuuffff, me dejó por wassap, una mañana a las ocho de la mañana de un martes después del día de un la mona. No entendía nada.

  4. vodkadillo   •  

    esa hamburguesa seguro estaba exquisita… >.< y mas con la borrachera, en fin, si se fue pues adivina quien estaba mas apetecible e.e

  5. Pixie   •  

    Pues qué quieres que te diga ¿el muchacho no tiene derecho a cambiar de opinión? ¿Qué pasa? ¿que los tíos deben sacrificarlo todo por sexo cuando son elegidos por la hembra? Que es un maleducado por largarse y no avisar, vale ¿pero capullo? Anda ya, ni que el sexo de borrachera fuese el mejor.
    Si lo invertimos y eres tú la que cambia de opinión ¿qué? ¿eres una capulla también o en ese caso el tío sigue siendo un capullo por no entender que puedes haber decidido no tener sexo? Pues eso.
    Pocos capullos te has cruzado tú…

  6. Hellen   •  

    No lo culpo. La gula siempre es más tentadora que la lujuria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.