Agujetas cerebrales

betty-belle

Vale que al gimnasio se va a ejercitar el cuerpo, no el cerebro, pero es que no hay gimnasio que pise en el que la música no me parezca insultante. Esta es la letra de uno de los “temazos” que he descubierto:

“Si te invito a una copa y me acerco a tu boca. Si te robo un besito y te enojas conmigo. […] Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol. ¿Si levanto tu falda me darías el derecho a medir tu sensatez?” Lo mejor de eso es escucharlo a 4 patas y sudando mientras el profesor te indica amablemente que subas más la tripa, cogiéndote casi por el c*** para indicártelo.

En serio, ¿qué opciones existen? ¿Podemos hacer como en las discotecas y poner dos salas de música? Ya sé que mucha gente dirá que esta música les “pone/motiva”, pero creo que podemos encontrar muchísima música que provoque el mismo efecto.

Aquí un ejemplo de @BettyBelle: https://www.youtube.com/watch?v=8Sq_yP0jbas

4 comments

  1. Alex   •  

    Ah, las grandes joyas de la bachata… a menudo he pensado que un blog que las analizara podría tener mucho éxito.

  2. Isa Pi   •  

    Lo peor es que no sólo en el gimnasio… De fiesta también… aunque puede ser que me mueva en sitios muy chungos y tenga que replanteármelo!!!jajjaja

  3. Mariona   •  

    En Barcelona, por lo menos hasta dónde yo conozco, los centros deportivos municipales: musicas menos chungas, monitores respetuosos.

  4. Guillermina   •  

    Cabe la posibilidad de que todo sea una estrategia para acelerar el ritmo y pirarse de allí lo antes posible porque el gimnasio, como concepto, ya es bastante tortura. [Opinión totalmente personal y transferible]

    Guillermina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.